“El agua del Paraíso”

Un beduino seco y miserable, que se llamaba Harith, vivía desde siempre en el desierto. Se desplazaba de un sitio a otro con su mujer Nafisa. Hierba seca para su camello, insectos, de vez en cuando un puñado de dátiles, un poco de leche: una vida dura y amenazada. Harith cazaba las ratas del desierto […]

Los malos vecinos

Había una vez un hombre que salió un día de su casa para ir al trabajo, y justo al pasar por delante de la puerta de la casa de su vecino, sin darse cuenta se le cayó un papel importante. Su vecino, que miraba por la ventana en ese momento, vio caer el papel, y pensó: […]

De todas las experiencias se aprende

En contacto con mi hija de dos años asisto muchas veces a momentos cruciales en su crecimiento. Por su gesto y por otros signos que me envía su cuerpo, noto a veces que es… La primera vez en su vida que ve un objeto determinado… La primera vez que conoce a alguien… La primera vez […]

El inventario del abuelo – Reflexión

El inventario del abuelo (Reflexión) from Ona Daurada on Vimeo. A mi abuelo aquel día lo vi distinto. Tenía la mirada enfocada en lo distante. Casi ausente. Pienso ahora que tal vez presentía que era el último día de su vida. Me aproximé y le dije: -¡Buenos días, abuelo! Y él extendió su mano en […]

Los gatos: Grandes maestros

  De todos los animales domésticos, es el gato el único que no ha sido domesticado por el hombre. No porque siga siendo salvaje (aunque a veces lo parezca) ni porque sea capaz de convivir con los humanos, sino porque no fueron los seres humanos los que domesticaron al gato, más bien fue el gato […]

Flor de vida

Flor de vida from Ona Daurada on Vimeo. Matusalén la descubrió, la puso en una maceta, metió el tiesto en una bolsa de color de nata, cosida al vestido, y se pasaba el rato mirándola a la sombra del cedro y del ciprés, frente de un campo de lirios en delirio. Comía tortas de uva. […]

Meditación para caso de estrés

Meditación para casos de estrés from Ona Daurada on Vimeo. Tomate unos momentos para estar contigo mismo y tranquilizar el corazón. Un modo clásico de hacerlo es recordar con la mayor claridad posible alguna situación en la que tuviste  abierto el corazón: experimentar la belleza de un paisaje, o la ternura de un amigo, o […]