El campo energético humano: el Aura

 

rassouli

 

El  campo energético humano es una manifestación de la energía universal íntimamente vinculada con la vida humana: usualmente se le denomina aura, y se describe como un ente luminoso que rodea el cuerpo físico y penetra en él y que emite su propia radiación característica.

El aura humana, o campo energético humano, es la parte del campo energético universal relacionada con el cuerpo humano.

Basándose en observaciones,  los investigadores  han creado modelos teóricos que dividen el aura en varias capas o cuerpos, que se interprenetan  y rodean mutuamente en capas sucesivas. Cada cuerpo subsiguiente está compuesto por sustancias más finas  y “vibraciones” mas altas que el cuerpo al que rodea y en el que penetra.

Cada capa viene definida por sus posiciones, color, brillantez, forma, densidad, fluidez y función.

Se cree que hay siete capas y cada capa parece distinta y está relacionada con un chakra, es decir la primera capa asociada con el primer chakra, la segunda con el segundo chakra y así sucesivamente.

Cada capa aural tiene su propio juego de siete chakras mayores, cada uno situado en el mismo lugar del cuerpo físico.

 

v6cwlc6ooxs-1

 

Las siete capas

Primera capa: El cuerpo etéreo  

El cuerpo etéreo (de éter, estado entre la energía y la materia, esta compuesto por diminutas líneas energéticas “en forma de trama deslumbrantes de haces luminosos”, similares a las líneas de la pantalla del televisor.

Tiene idéntica estructura que el cuerpo físico, incluyendo las partes anatómicas y todos los órganos, es una matriz energética sobre la que se forma y sujeta la materia física del tejido corporal. Los tejidos físicos existen como tales solo gracias al campo vital que los respalda, es decir el campo es antecedente y no resultado del cuerpo físico. Se extiende desde 1,25 cm hasta 5 cm y su color varia de azul claro a gris. El cuerpo etéreo está relacionado con el primer chakra.

La primera capa y el primer chakra  están relacionados con el funcionamiento del cuerpo y la función física.

Segunda capa: El cuerpo emocional

El segundo cuerpo aural o el siguiente mas fino después del cuerpo etéreo, se denomina generalmente cuerpo emocional, y esta asociado con los sentimientos, sigue más o menos el contorno del cuerpo físico pero su estructura es mucho mas fluida y no duplica el cuerpo físico.

El cuerpo emocional penetra en los otros más densos a los que envuelve. Se extiende desde 2,5 hasta 7,5 cm del cuerpo. Sus colores varían desde matices transparentes brillantes hasta tonos oscuros o turbios, los sentimientos claros y de gran energía, como el amor y la alegría y la ira son brillantes y transparentes; cuando los sentimientos son confusos, resultan oscuros y turbios .El cuerpo emocional contiene todos los colores del arco iris.

Cada chakra parece un torbellino de distinto color. Esta relacionado con el segundo chakra.

Tercera capa: El cuerpo mental

El tercer cuerpo aural  es el cuerpo mental, que se extiende más allá del emocional y está compuesto por sustancias todavía mas finas, todas ellas relacionadas con los pensamientos  y los procesos mentales.

Aparece normalmente como una luz brillante, de tonalidad principalmente amarilla, que se irradia sobre la cabeza y los hombros y se extiende alrededor de todo el cuerpo físico. Se expande y se hace mas brillante cuando la persona que lo posee está concentrada en procesos mentales. Se extiende desde 7,5 hasta 60 cm del cuerpo.  Esta relacionado con el tercer chakra.

Cuarta capa: El nivel astral

El cuerpo  astral es amorfo y está compuesto por nubes de colores más bellas que las del cuerpo emocional. Se extiende desde aproximadamente 15 a 30 cm del cuerpo, suele tener el mismo grupo de colores que el emocional, pero por lo general estos aparecen teñidos con la luz rosada del amor.

El chakra del corazón de una persona que ama está invadido por la luz rosa en el nivel astral.

Cuando las personas se enamoran, entre sus corazones se puede percibir bellos arcos de luz rosada. Cuando las personas formalizan sus relaciones producen lazos que salen de los chakras que los conectan. Cuanto más prolongadas y  profundas son las relaciones, mas lazos existen y mas fuertes son. Cuando las relaciones se rompen, los lazos se desgarran, causando en ocasiones un profundo dolor. El periodo en el que se supera una relación suele consistir en la desconexión de dichos lazos, para enraizarlos de nuevo dentro del yo. Entre la gente se producen numerosas interacciones a nivel astral. Grandes manchas de colores atraviesas raudas la habitación pasando entre las personas que se encuentran en ella. Algunas de estas manchas pueden ser agradables y otras no.

Quinta capa: El cuerpo del patrón etéreo

La quinta capa contiene todas las formas existentes en el plano físico en forma de calco o plantilla, como el negativo de una fotografía. Se extiende desde unos 45 hasta unos 60 cm del cuerpo.

Se manifiesta como líneas traslucidas o transparentes, sobre un fondo azul cobalto.

Esta relacionado con el quinto chakra

Sexta capa: El cuerpo celestial  

Es el nivel emocional del plano espiritual. Se extiende desde unos 60 cm hasta unos 83 cm del cuerpo. Es el nivel a través del cual experimentamos el éxtasis  espiritual. Podemos alcanzarlo con la meditación y mediante otras formas de trabajo. Cuando alcanzamos el punto del Ser, donde conocemos nuestra conexión con todo el universo, cuando vemos luz y amor en todo lo existente, cuando nos encontramos sumergidos en la luz percibiendo que formamos parte de ella. Y que ella forma parte de nosotros, y sentimos que somos uno con Dios entonces hemos elevado nuestra conciencia hasta el sexto nivel del aura. El amor incondicional fluye cuando existe una conexión entre el chakra del corazón  y el chakra celestial (sexto chakra), ambos abiertos.

Se aparece como rayos de luz incandescentes, compuesta principalmente por tonalidades pastel y con un brillo de oro y plata.

Séptima capa: El patrón cetérico o  cuerpo causal

Es el nivel mental, del plano espiritual. Se extiende desde aproximadamente 75 hasta unos 105 cm. Cuando llevamos nuestra conciencia a este nivel, sabemos que somos uno con el creador.

La forma exterior es el ovoide del cuerpo del aura y contiene todos los cuerpos aurales asociado con la encarnación por la que está pasando el individuo. Se ve compuesto por diminutos hilos de luz oro-plata que mantiene unida la forma completa del aura.

Contiene una estructura en rejilla dorada formada por el cuerpo físico y todos los chakras.

 

rassouli-11

 

Ejercicios para visualizar el aura humana

Los ejercicios que a continuación se exponen constitu­yen la forma más sencilla de empezar a detectar tu Campo Energético Humano.

Con este primer ejercicio podrás sentirlo.

Deja caer las manos; mantén las palmas separada; entre 5 y 12 cm; muévelas lentamente reduciendo y ampliando el espacio entre ellas.

Intenta crear algo entre las manos. ¿Puedes sentirlo? ¿A qué se parece?

Separa entonces las manos aún más, hasta 20 o 25 cm.

Ahora lentamente, ve acercándolas hasta que sientas una pre­sión en sentido contrario, de manera que tengas que hacer un poco más de fuerza para unirlas.

Acabas de tocar los bordes de uno de tus cuerpos energéticos.

Si tienes las manos separadas entre 2,5 y 3 centímetros, lo que has tocado han sido los bordes de tu cuerpo etéreo (primera capa del aura).

Si la distancia entre las manos es de 7,5 a 10 cm, has tocado los bordes exteriores de tu cuerpo emocional (segunda capa del aura).

Acerca ahora las manos con sumo cuidado hasta que puedas sentir realmente el borde exterior del cuerpo emocional o campo energético de la mano derecha tocando la piel de la mano izquierda.

Aproxima la palma derecha uno, dos o tres centímetros hacia la izquierda.

Siente el hormigueo en el dorso de la mano izquierda cuando la toca el borde de tu campo energético. ¡El campo energético de la mano derecha ha atravesado la mano izquierda!

Separa a continuación las manos y mantenlas a una distancia de unos 18 cm.

Apunta con el índice de la mano derecha a la palma izquierda, asegurándote de que la punta del dedo está separada de 1,25 a 2,5 cm de la palma.

Trace círculos sobre las palmas. ¿Qué sien­te? ¿Un cosquilleo? ¿De qué se trata?

Y con este puedes visualizarlo.

Reduzca la luz de la habitación y mantén las ma­nos de manera que las puntas de los dedos se apunten mutuamente.

Coloca las manos delante de la cara a unos 60 cm de distancia.

Asegúrate de que la pared del fondo sea blanca y lisa.

Relaja la vista y mira suave­mente el espacio entre los dedos, que deben estar sepa­rados entre 2,5 y 1,25 cm.

No mires hacia ninguna luz brillante. Deja descansar la vista. ¿Qué ves?

Acerca las puntas de los dedos y vuélvelas a separar.

¿Qué está su­cediendo en el espacio que hay entre los dedos? ¿Qué ves alrededor de la mano?

Desplaza lentamente una mano hacia arriba y la otra hacia abajo de forma que los dedos enfrentados sean distintos. ¿Qué ha sucedido ahora?

Alrededor del 95% de las personas que prueban este ejercicio ve algo, y todas sienten algo.

 

freydoonrassouli-j

 

La experiencia Terapéutica

Los estudios sobre el crecimiento y el desarrollo hu­manos son muy numerosos, sin embargo en ninguno de estos estudios se menciona el aura, pues la mayoría de quie­nes trabajan en el campo de la psicología desconoce su existencia.

Sin embargo, la observación del aura pro­porciona una amplia información sobre la estructura psicológica de un individuo y su proceso de crecimiento personal. Lo que se desarrolla en el aura en cualquier fase del crecimiento guarda una íntima relación con el desarrollo psicológico en dicha fase. De hecho, cuando se contempla desde el punto de vista del aura, se puede considerar ese desarrollo como el resultado natural de lo que está sucediendo en los campos aurales.

Se puede conocer cuál es el desarrollo normal de nuestro campo energé­tico

 a lo largo de nuestra vida, desde el nacimiento has­ta la muerte.

Fuente: Bárbara Ann Brennan

Imagen: Freydoon Rassouli

Mamen Lucas

Ona Daurada

 

4 comentarios en “El campo energético humano: el Aura

  1. Hola buenas tardes. Muy interesante, me encantó la lectura. Yo sentía la precisión en la palma dé las manos pero no sabía que era él aura dé mí persona, muchas gracias. Les mando un abrazo.

  2. Respecto la prueba de detección del campo energético humano:
    al rotar los dedos frente a la mano opuesta, se siente la dirección del movimiento del dedo (circular o longitudinal), es agradablemente perceptible y varía en la medida del acercamiento o distanciamiento. Excelente manera para prácticas con fines terapéuticos y aprovechamiento del campo aural de cada persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *