Tras de un amoroso lance

Tras un amoroso lance,
Y no de esperanza falto,
Volé tan alto, tan alto,
Que le di a la caza alcance;
Volé tan alto, tan alto,
Que le di a la caza alcance.

Para que yo alcance diese
A este lance divino,
Tanto volar me convino
Que de vista me perdiese;
Y, con todo, en este trance
En el vuelo quedé falto;
mas el amor fue tan alto,
Que le di a la caza alcance.
Cuanto más alto subía
Deslumbróseme la vista,
Y la más fuerte conquista
En oscuro se hacía;
Mas, por ser de amor el lance
Di un ciego y oscuro salto,
y fui tan alto, tan alto;
Que le di a la caza alcance.

Cuanto más alto subí
De este lance tan subido,
Tanto más bajo y rendido
Y abatido me hallaba;
Dije: ¡No habrá quien alcance!
Y abáteme tanto, tanto,
que fui tan alto, tan alto;
Que le di a la caza…

San Juan de la Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *