¿Alguien puede poner límites a un sueño?

 

Walt Disney para hacer sus maravillosas películas, ideó un sistema que llevó a la Fabrica Disney a los más altos niveles de éxito.

En la zona más alta y luminosa del edificio tenía un gran despacho lleno de dibujos, maquetas, muñecos, cosas increíbles y casi imposibles de imaginar.

Era su despacho de Soñador, allí cualquier sueño era posible y realizable, allí era un espacio para soñar sin límites, ¿Alguien puede poner límites a un sueño? En aquel lugar cualquier situación, por descabellada que fuera, se podía dar. Era la gran fábrica de sueños.

Una planta más abajo tenía su despacho de Realizador. Allí se reunía con todo su equipo y proyectaban al detalle como realizar lo soñado. Los medios, presupuestos, material, formato, dibujos o personas reales, forma de distribución, rendimiento…

Por último, en el sótano, estaba su despacho de Crítico, donde él y sus colaboradores exponían todo el proyecto a una feroz, minuciosa y despiadada crítica, con una premisa inamovible: “Se criticaba la realización del proyecto, pero nunca el sueño o al soñador, estos eran intocables”.

Este mecanismo de trabajo funcionó mientras vivió Disney, a su muerte lo abandonaron y la fábrica Disney comenzó a perder su sello. Cuando lo han vuelto a poner en funcionamiento, el éxito ha vuelto.

La PNL (Programación Neurolingüística) ha modelado esta estrategia de creatividad,

que permite a la persona tener los sueños más deseados -el sueño de su vida- de tal forma que su neurología la lleve por este proceso de soñador, realizador y crítico, de manera ordenada y sistemática, consiguiendo que el crítico que llevamos dentro no mate el sueño sino que, junto con el realizador, lo adecue a las posibilidades que tenemos.

El sueño se hace bastante más pequeño… pero realizable.

Atrévete a soñar, a soñar sin limites, si estás preparado seguro que encuentras la forma apropiada de llevar a cabo tu sueño.

Todos nuestros sueños se pueden hacen realidad

si tenemos el coraje de perseguirlos.

Walt Disney 

 

Estrategia de Creatividad Disney

Si quieres hacer este potente ejercicio, coge cuatro folios, y en cada uno de ellos escribe una de las siguientes palabras: Meta Posición, Soñador, Realizador y Crítico.

1.- Colócalos en el suelo, el de Meta Posición un poco alejado y los otros tres formando un triangulo.

2.-  Ancla una estrategia apropiada para cada posición. Para realizar esto:

  1. Piensa en un momento donde fuiste capaz de soñar creativamente o fantasear sin ninguna inhibición. Entra en la posición Soñador y revive aquella experiencia.
  2. Piensa en una situación en la que fuiste bastante realista y organizaste un plan específico para poner una idea en acción. Entra en la posición Realizador y revive aquella experiencia.
  3. Piensa en una ocasión en la que criticaste constructivamente un plan, es decir, hiciste críticas constructivas para localizar problemas. Entra en la posición Crítico y revive aquella experiencia.
  4. Piensa en un objetivo: Entra en la Meta Posición  y piensa en el objetivo que quieras alcanzar. Procura que este objetivo esté bien formulado, es decir, que esté en positivo y sea beneficioso para ti.
  5. Entra en la posición: Soñador. Obsérvate a ti mismo consiguiendo el objetivo como si fueras el personaje de una película. Haz esto viendo varios diseños en secuencias (como en la elaboración de dibujos animados). Permítete pensar sobre esto por algunos minutos, libre de cualquier inhibición. En caso de que tengas dificultad en verte a ti mismo consiguiendo el objetivo, prueba algo como:

a: Recuerda una situación parecida.

b: Modela a alguien que ya consigue de manera eficiente este objetivo.

c: Divide la secuencia que estás usando en partes menores.

d: Encuentra una metáfora o analogía que te ayude a pensar creativamente.

  1. Entra en la posición: Realista, revisa el plan que soñaste. Percibe que necesitas cambiar para ser realista, (organiza).
  1. Entra en la posición: Crítico y busca lo que esta faltando o que más necesitas (evalúa).
  1. Entra nuevamente en la posición soñadora y cambia creativamente el plan para
    incorporar las informaciones obtenidas del Realizador y del Crítico.
  1. Sigue pasando por las tres posiciones hasta que el plan sea congruente y útil para todas ellas.

Cuando tienes un sueño

 tienes que agarrarlo y nunca dejarlo ir.

Carol Burnett.

 

Mamen Lucas

Ona Daurada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *