La energía de los celos

feng-chiang-jiang-blog

 

Nos han enseñado a comparar, hemos sido condicionados para comparar, siempre comparar; y de este continuo comparar surgen los celos.

Alguien que tiene una casa mejor, un cuerpo más bonito, una personalidad más carismática. Compara, sigue comparándote con todos los que pasan a tu lado y el resultado serán los celos; son el subproducto del condicionamiento por comparar.

De otra forma, si dejas de comparar los celos se desvanecen.

Entonces simplemente sabes que tú eres tú, y no eres otra persona y no es necesario serlo.

Es bueno que no te compares con los árboles, de lo contrario empezarás a sentirte muy celoso: ¿por qué no eres verdes? ¿Y por qué la existencia ha sido tan dura contigo y no con las flores?

Es mejor que no te compares con los pájaros, con los ríos, con las montañas; de lo contrario sufrirás. Tú sólo te comparas con los seres humanos, porque has sido condicionado a compararte únicamente con los seres humanos.

La comparación es una actitud absurda, porque cada ser humano es único e incomparable. Una vez que este entendimiento se asienta en ti, los celos desaparecen. Cada uno es único e incomparable. Tú eres sólo tú mismo: nadie nunca ha sido tú y nadie será nunca como tú.

La existencia sólo crea originales; no crea fotocopias.

 

feng-chiang-jiang-20

 

Analízalos detenidamente:

Los celos es vivir en comparación.

Alguien está por encima de ti, alguien está por debajo. Siempre te encuentras en el escalón intermedio de la escalera. Quizá la escalera sea un círculo porque nadie le encuentra fin. Todo el mundo está atrapado en alguna parte.

Lo único importante es subir en la escalera. Pero jamás alcanzas tu fin.

¿Qué pasa cuando observas sin emitir juicios?

Los celos se vuelven transparentes.

Observa esta energía llamada celos, mira en su interior, y entonces se volverá transparente, y llegarás a saber que no tiene sentido, y los celos se caerán por sí solos. No necesitas librarte de ellos.

En vez de dedicar energía en analizar los celos y luchar contra ellos, pon más energía en el amor. De lo contrario te distraerás. Nunca llegarás hasta el final.

Haz que el amor sea un festejo y todo esto desaparecerá.

La vida no se puede poseer.

No puedes tenerla en tu puño.

Si quieres tenerla,

debes mantener las manos abiertas

Osho

Fuente: Osho

Imagen: Feng Chiang Jiang

Núria Batlle

Ona Daurada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *