La gruta. Visualización en contacto con la naturaleza

Encuentra un lugar tranquilo en contacto con la naturaleza, respira profundamente un par de veces y luego continúa con tu respiración habitual.

Cuando te sientas relajado y tranquilo, comienza a disfrutar del entorno que te rodea, siente la pureza del aire y el silencio que suena en este lugar, poco a poco vete poniendo en contacto con la naturaleza, deja que se incorpore este ambiente en ti.

Cierra los ojos e imagina que vas caminando por un bosque o por un sendero, lo que sea mas cómodo para ti, ve mirando todos los árboles y plantas que te rodean, quizás haya alguna flor, esa flor que es tu preferida y que te encanta oler, date cuenta del día tan maravilloso que hace, de la agradable temperatura y de lo suave que es la brisa que corre.

Después de caminar un pequeño trecho fíjate como enfrente de ti hay una gruta, una gruta cuya entrada esta rodeada por hermosas plantas y flores. Coge carrerilla y entra sin temor en la gruta, al principio todo te resulta un poco oscuro, pero tú confías en ti mismo y en la importancia de lo que estas haciendo.

Sigues hacia delante, cuando has recorrido unos metros, notas como se produce un salto en el vacío, la tierra ha desaparecido debajo de tus pies y caes por un gran orificio.

Date cuenta como vas cayendo muy lentamente, nota como es esa sensación, fíjate que sientes cuando vas como volando suavemente y tu cuerpo se ha vuelto ingrávido, observa como son las paredes que te rodean, puedes acercarte a ellas y tocarlas, ¿de que crees que están hechas?, ¿su superficie es lisa o rugosa?

Ahora empiezas a darte cuenta que ya no hay oscuridad, no sabes bien de donde viene la luz pero todo esta iluminado y puedes percibir claramente el lugar en donde te encuentras.

Lentamente vas descendiendo hasta que pones tus pies en el suelo y ahora te toca revisar toda esa hermosa gruta en donde estás, mira su tamaño, ¿cómo te sientes ahí?, ¿cómo huele?, ¿puedes respirar bien?

El aire es limpio, fresco y puede que con un olor muy agradable para ti.

La luz es ahora mucho mas intensa, y comienzas a buscar de donde procede, vas investigando por toda la gruta, quizás haya un pequeño lago, si es así, acércate a ver como es el agua de ese lago.

Continua la búsqueda del origen de esa luz, en algún lugar de la gruta verás unas rendijas de luz, acércate a ellas, quitas el obstáculo que hay delante y entras en una luminosa sala, allí la luz es brillante y resplandeciente.

Ve hacia el lugar de donde procede y entra dentro de ella.

Siente como esa luz te envuelve y como te es familiar la sensación dentro de ella. Como te encuentras tranquilo y en paz  contigo mismo. Como sientes que estás en tu lugar, lleno de alegría y confianza en ti.

Estás en contacto con tu Esencia, con tu Verdadero Yo, comunícate con ella, contigo mismo y disfruta la hermosa sensación de haberte encontrado.

Cuando lo creas conveniente te despide hasta siempre, pues tu Verdadero Yo siempre está en ti. Inicias el camino de regreso ascendiendo suavemente por el orificio hasta que sales de la gruta.

Vuelve al lugar de donde partiste.

Haz unas respiraciones profundas y ve tomando consciencia del aquí y del ahora.

Mamen Lucas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *