Los ocho elementos que originan un sentimiento profundo de disfrute, experiencia óptima que denominamos “flujo”

LOS OCHO ELEMENTOS QUE ORIGINAN UN SENTIMIENTO PROFUNDO DE DISFRUTE, EXPERIENCIA ÓPTIMA QUE DENOMINAMOS  “FLUJO

 

La fenomenología del disfrute tiene ocho componentes importantes.  Primero, la experiencia suele ocurrir cuando nos enfrentamos a tareas que tenemos al menos una oportunidad de ganar.

Segundo, debemos ser capaces de concentrarnos en lo que hacemos.

Tercero y cuarto, normalmente la concentración es posible porque la tarea emprendida tiene unas metas claras y nos ofrece una retroalimentación inmediata.

Quinto, uno actúa sin esfuerzo, con una profunda involucración que aleja de la conciencia las preocupaciones y frustraciones de la vida cotidiana.

Sexto, las experiencias agradables permiten a las personas ejercer un sentimiento de control sobre sus acciones.

Séptimo, desaparece la preocupación por la personalidad aunque, paradójicamente, el sentimiento acerca de la propia personalidad surge más fuerte después de la experiencia de flujo.

Finalmente, el sentido de la duración del tiempo se altera; las horas pasan en minutos y los minutos pueden prolongarse hasta parecer horas.

La combinación de todos estos elementos ocasiona un sentimiento profundo de disfrute.

 

LOS OCHO ELEMENTOS QUE ORIGINAN UN SENTIMIENTO PROFUNDO DE DISFRUTE, EXPERIENCIA ÓPTIMA QUE DENOMINAMOS  “FLUJO”

 

Una actividad desafiante que requiere habilidades

Es importante aclarar que una “actividad” no necesita serlo en el sentido físico. Por ejemplo, una de las actividades agradables para muchas personas es leer. En este amplio sentido, cualquier capacidad para manejar información simbólica es una “habilidad”, como la habilidad del matemático para formar relaciones cuantitativas en su cabeza o la habilidad del músico para combinar notas musicales.

Cualquier actividad contiene una enorme cantidad de oportunidades para la acción, o “desafíos”, que para su realización requieren poseer las habilidades adecuadas. Para aquellos que no poseen las habilidades adecuadas, la actividad no les desafía.

 

LOS OCHO ELEMENTOS QUE ORIGINAN UN SENTIMIENTO PROFUNDO DE DISFRUTE, EXPERIENCIA ÓPTIMA QUE DENOMINAMOS  “FLUJO”

 

Combinar acción y conciencia

Cuando todas las habilidades pertinentes de una persona se necesitan para enfrentarse a los desafíos de una situación, su atención está completamente absorbida por la actividad. No queda casi energía psíquica para procesar otras informaciones excepto las que la propia actividad ofrece. Toda la atención está concentrada en los estímulos pertinentes.

Como resultado, sucede uno de los aspectos más distintivos y universales de la experiencia óptima: las personas están tan involucradas en lo que están haciendo que la actividad llega a ser algo espontáneo, casi automático; dejan de ser conscientes de sí mismos como seres separados de las acciones que están realizando.

Por esta razón denominamos a la experiencia óptima “flujo”.

 

LOS OCHO ELEMENTOS QUE ORIGINAN UN SENTIMIENTO PROFUNDO DE DISFRUTE, EXPERIENCIA ÓPTIMA QUE DENOMINAMOS  “FLUJO”

 

Metas claras y retroalimentación

La razón que justifica una involucración tan completa en la experiencia de flujo es que, normalmente, las metas están claras y la retroalimentación es inmediata. Un jugador de tenis siempre sabe qué debe hacer: devolver la pelota a la cancha del adversario. Las metas del jugador de ajedrez son igualmente obvias: debe hacer jaque mate al rey del adversario antes de que este se lo haga al suyo.

En algunas actividades creativas, donde las metas no están claramente definidas de antemano, una persona debe desarrollar un fuerte significado personal de aquello que desea hacer. El artista podría no tener una imagen visual de cómo será la pintura una vez terminada, pero cuando el cuadro ha progresado hasta cierto punto debería saber si es lo que quiso lograr o no.

El tipo de retroalimentación que buscamos  frecuentemente es, de por sí, insignificante. Lo que da valor a esta información es el mensaje simbólico que contiene: que he tenido éxito en lograr mi meta.

 

LOS OCHO ELEMENTOS QUE ORIGINAN UN SENTIMIENTO PROFUNDO DE DISFRUTE, EXPERIENCIA ÓPTIMA QUE DENOMINAMOS  “FLUJO”

 

La concentración sobre la tarea actual

Una de las dimensiones más frecuentemente mencionadas de la experiencia de flujo es que, mientras dura, uno es capaz de olvidar todos los aspectos desagradables de la vida. Este aspecto del flujo es un subproducto importante del hecho de que las actividades agradables requieren de un enfoque total de la atención en la tarea presente, y no queda espacio alguno en la mente para las informaciones que no sean relevantes.

La concentración producida por la experiencia de flujo –junto con la clarificación de las metas y la retroalimentación inmediata- pone orden en la conciencia e induce la agradable condición de negentropía ( tendencia natural de que un sistema se modifique según su estructura) psíquica.

 

LOS OCHO ELEMENTOS QUE ORIGINAN UN SENTIMIENTO PROFUNDO DE DISFRUTE, EXPERIENCIA ÓPTIMA QUE DENOMINAMOS  “FLUJO”

 

La paradoja del control

En casi todos los casos, la experiencia de flujo involucra  además una sensación de control o, más exactamente, implica la falta de preocupación por perder el control que es típica en muchas situaciones de la vida.

Lo que hace disfrutar a las personas no es el sentimiento de “tener” el control, sino el sentimiento de “ejercer” ese control en situaciones difíciles.

Las actividades agradables que producen flujo tienen un potencial aspecto negativo: a la vez que son capaces de mejorar la calidad de la existencia por el orden que crean en la mente, pueden llegar a producir adicción si la personalidad se convierte en prisionera de un cierto tipo de orden, y entonces no desea enfrentarse a las ambigüedades de la vida.

 

LOS OCHO ELEMENTOS QUE ORIGINAN UN SENTIMIENTO PROFUNDO DE DISFRUTE, EXPERIENCIA ÓPTIMA QUE DENOMINAMOS  “FLUJO”

 

La pérdida de autoconciencia

Como expresa un conocido navegante oceánico: “uno se olvida de sí mismo, se olvida de todo y ve únicamente el juego del barco con el mar, el juego del mar alrededor del barco, y se deja de lado todo lo que no es esencial en este juego…”

La pérdida de la sensación de que uno es una personalidad separada del mundo que le rodea viene acompañada a veces con un sentimiento de unión con el entorno.

La pérdida de la autoconciencia no es una pérdida de conciencia, sino tan solo una pérdida de la conciencia de la personalidad. Cuando no estamos preocupados por nuestra personalidad, realmente tenemos la oportunidad de expandir el concepto de quiénes somos. La pérdida de la autoconciencia puede llevar a la trascendencia, un sentimiento de que se han sobrepasado los límites de nuestro yo.

 

LOS OCHO ELEMENTOS QUE ORIGINAN UN SENTIMIENTO PROFUNDO DE DISFRUTE, EXPERIENCIA ÓPTIMA QUE DENOMINAMOS  “FLUJO”

 

La transformación del tiempo

Una de las descripciones más frecuentes de la experiencia óptima expresa cómo el tiempo parece no pasar del modo en que habitualmente lo hace.

La generalización más fácil de realizar sobre este fenómeno es decir que durante la experiencia de flujo el sentido del tiempo guarda muy poca relación con el paso del tiempo medido convencionalmente por los relojes.

Aunque parece que perder la cuenta del reloj no es uno de los elementos principales del disfrute, la liberación de la tiranía del tiempo se añade a la euforia que sentimos mientras nos encontramos en un estado de completa involucración con lo que hacemos.

La tarea consiste en aprender a disfrutar de la vida cotidiana

sin disminuir las oportunidades de las demás personas

para que disfruten con las suyas.

Fuente: Mihaly Csikszentmihalyi

Imagen: Daniell Richard

Núria Batlle

na Daurada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *