El Sol, la Luna y el viento del oeste

El Sol, la Luna y el viento del oeste from Ona Daurada on Vimeo.

Un día el sol, la luna, y el viento del oeste salieron a cenar con sus tíos el trueno y el relámpago. Su madre, una estrella muy lejana, esperó a que sus hijos volvieran.

Tanto el sol como el viento eran avariciosos y egoístas, disfrutaban de la cena y no pensaban en ningún momento en guardar algo para su madre, pero la amable luna no se olvidó de ella. De cada plato de comida exquisita que aparecía, ella guardaba una pequeña porción.

Cuando regresaron, su madre estaba todavía despierta esperándoles, y les dijo: «Bueno hijos, ¿Qué me habéis traído de la fiesta?»

El sol dijo: «Yo no te he traído nada. Salí para divertirme con mis amigos, ¡no para recoger comida para mi madre!».

El viento dijo: «Yo tampoco he traído nada para ti madre, simplemente salí para divertirme.»

Y la luna dijo: «Madre, coge el plato, mira lo que he traído para ti.» Y le mostró una gran cantidad de cosas apetitosas.

Entonces la estrella se acercó al sol y le dijo: «Ya que tú saliste para divertirte, sin acordarte de tu madre, caerá sobre ti esta maldición, de ahora en adelante, tus rayos serán siempre calientes y abrasadores, y quemarás todo lo que toques. Los hombres te odiarán, y cubrirán sus cabezas cuando aparezcas.»
(Es por esto que hoy en día el sol es tan caliente).

Después se acercó al viento y le dijo: «Tu también te olvidaste de tu madre en medio de tu egoísmo, escucha que te ocurrirá por hacer esa tontería, en épocas calurosas siempre soplarás caliente y seco, y marchitarás todo lo que toques. Y los hombres te detestarán y te evitarán”.

(Es por esto que el viento, cuando hace calor, es tan desagradable).

Y dijo a la Luna: «Hija, ya que tú te acordaste de tu madre, y guardaste y compartiste con ella la alegría y el disfrute de la fiesta, de ahora en adelante serás siempre agradable, calmada y brillante”. “Tus rayos no irán acompañados de luz nociva. Y los hombres siempre te bendecirán.»
(Es por esto que la luz de la luna es tan tenue, agradable y calmada, desde ese día).

Leyenda de la India

Imagen: John Al Hogue

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.