“La cajita de la sabiduría”

La cajita de la sabiduría

 

 Una persona necesita tener ciertos conocimientos y una cierta experiencia vital para que los demás la consideren sabias. Sin embargo, tener sabiduría implica mucho más, la sabiduría se consigue en el propio interior o no se consigue.

No es sabia la persona que tiene muchos conocimientos, sino aquella que los sabe utilizar de manera positiva. No nacemos con sabiduría pero según cómo vivamos  nos hacemos más o menos sabios.

Las siguientes preguntas te pueden dar una pista de cómo llenar tu “cajita de la sabiduría”.

 

La cajita de la sabiduría

 

¿Vives con sabiduría?

¿Disfrutas de los pequeños momentos cotidianos?

La persona sabia, sabe que las cosas se pueden poner difíciles, por eso es feliz con ver una puesta de sol, la sonrisa de un niño, la charla con amigos,…, es decir, con los pequeños momentos; y cada día da las gracias por esas pequeñas cosas.

¿Eres optimista?

La persona sabia es optimista y a la vez consciente de los problemas reales y de las situaciones que debe resolver.

¿Tienes confianza en ti mismo?

Ser sabio es aceptarse tal como uno es, conociendo sus virtudes sin vanagloriarse de ellas y también sus defectos para corregirlos; con el convencimiento de que nadie es perfecto.

¿Eres capaz de hacer pequeñas locuras?

La persona sabia encuentra el equilibrio entre la pasión y la razón, justo en ese punto que le permite sentirse libre.

¿Eres respetuoso con los demás?

Ser una persona sabia implica ser discreta y respetar la opinión del otro; y encontrar lo que le une y dejar de lado aquello que le separa de los demás.

¿Sabes perdonar?

La persona sabia rara vez se siente ofendida por un insulto o una mala contestación o acción, por ello no necesita perdonar.

 

La cajita de la sabiduría

 

¿Juzgas a los demás?

El sabio se pone en la piel del otro y comprende que él en las circunstancias de aquella persona posiblemente hubiera actuado igual.

¿Sabes adaptarte a las dificultades?

La persona sabia conoce la diferencia entre las cosas materiales que ocurren y su bienestar interior y es capaz de enfrentarse a ellas desde la calma.

¿Te sientes satisfecho con tu vida?

Un sabio es consciente de que no se puede conseguir todo. Hace las cosas sin grandes expectativas, sin esperar resultados, pues tiene muy claro que no siempre dependen de él.

¿Eres perfeccionista?

La persona con sabiduría hace siempre las cosas lo mejor que puede, teniendo en cuenta las circunstancias y sus propias limitaciones. Ser perfeccionista puede repercutir de forma negativa.

¿Valoras tu tranquilidad?

La persona sabia sabe que lo más importante es disfrutar de la tranquilidad interior.

La calma, la paz y la quietud son sus mayores tesoros.

¿Eres una persona bondadosa?

Nadie es sabio sino hay bondad en su corazón.

 

La cajita de la sabiduría

 

Cómo conseguir sabiduría

Conseguir sabiduría es proceso lento, delicado y muy satisfactorio. Las siguientes pautas nos pueden ayudar.

El cultivo sistemático de la mente.

Mediante la meditación sentada o activa, manteniendo una actitud de atención consciente en las actividades cotidianas, la ecuanimidad, el sosiego y la lucidez mental.

El entendimiento correcto.

Mediante una mente abierta que nos permita disipar los prejuicios, las opiniones equivocadas, el apego a las ideas y a nuestros limitados puntos de vista.

El esfuerzo sostenido para conocernos y realizarnos.

Llegar a saber la realidad de las cosas, salir de la ignorancia y de la ilusión, sin perder la ilusión de vivir.

La puesta en práctica de los estados emocionales más sanos y constructivos.

Tales como: el amor, la generosidad, la claridad y la compasión.

La práctica de los propósitos correctos.

Como el propósito de “la buena voluntad” que nos conduce a la benevolencia, es decir, a desarrollar pensamientos puros y acciones que se convierten en palabras amables y actos bondadosos.

Las puertas de la sabiduría y el aprendizaje

están siempre abiertas.

Louise L. Hay

Imagen: Rudolph Carl Gorman

Mamen Lucas

Ona Daurada.

 

Artículos relacionados:

https://onadauradaentrena.com/tienes-ternura-determinacion-y-humor-las-tres-energias-arquetipicas/

https://onadauradaentrena.com/es-rentable-la-postura-de-victima-saca-tus-propias-conclusiones-y-elige/

https://onadauradaentrena.com/la-busqueda-de-la-felicidad-el-gran-dilema-de-la-humanidad/

https://onadauradaentrena.com/diez-preguntas-que-pueden-cambiar-tu-calidad-de-vida/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *