La meditación del corazón – Meditación

La meditación del corazón – Meditación from Ona Daurada on Vimeo.

He aquí, a grandes rasgos, lo que puede utilizarse como marco general o punto de partida para una meditación-interiorización.

Después, cada uno puede enriquecerlo a su manera, en función de lo que sienta y de su propia energía creadora.

Relaja el cuerpo físico.

Respira de forma tranquila pero consciente, prestando atención a la respiración hasta alcanzar un cierto estado de calma, de sosiego.

Visualiza que, en cada respiración, desciendes al interior de ti mismo, al centro del pecho.

Siente en él una hermosa flor cuyos pétalos vibran levemente bajo la influencia de la respiración. Tomate el tiempo necesario para armonizarte con ella.

Observa una luz o un diamante resplandeciente en el centro de la flor.

Concentra la atención en la luz, respira con suavidad para mantenerla  y deja que la conciencia se expanda libremente.

Deja que la luz armonice por completo el movimiento de los pétalos de la flor.

Irradia la luz alrededor de ti de forma cada vez más amplia, entrégasela como regalo al mundo.

Deja que la experiencia tenga lugar…

El símbolo de la flor en el pecho y de la luz en su centro está lleno significado y es muy efectivo para ese tipo de meditación. Corresponde una realidad energética bien conocida de las enseñanzas antiguas.

Annie Marquier

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *