Formas de vida e ideales védicos

FORMAS DE VIDA E IDEALES VÉDICOS

 

A partir de los Vedas derivó una concepción de la vida humana establecida en valores permanentes metafísicos, éticos y religiosos con gran fuerza de cohesión social. Los valores materiales y los espirituales formaban una gran pendiente ascendente y gradual que, aun respetando los más elementales y básicos, se remontaba hasta los más sutiles y esenciales.

En la vida social encajaban con un orden preestablecido las distintas aspiraciones humanas, efecto de la madurez y comprensión de cada persona, y se entendía y aceptaba que, a lo largo de una vida o varias vidas, el ser humano iría pasando por distintas experiencias. De esta manera, a partir de la satisfacción de los deseos físicos y psicofísicos, de naturaleza finita y cambiante, pasaría a contemplar y vivenciar los valores espirituales infinitos y permanentes en esencia. A lo largo de su existencia quienes por casta o vocación aspiraban a una forma de vida dirigida por estos últimos valores podían encuadrar las diferentes etapas de su madurez según cuatro modelos tradicionales, establecidos con objeto de facilitar el crecimiento en sabiduría. Estos modelos se formulaban así:

 

FORMAS DE VIDA E IDEALES VÉDICOS

 

1 – La etapa de brahmakarya

Esta etapa se mantenía durante el tiempo de estudiante. En ella se practicaba la austeridad, la castidad y la compenetración con la naturaleza, mientras se aprendían las escrituras explicadas por un maestro con experiencia.

 

FORMAS DE VIDA E IDEALES VÉDICOS

 

2 –  Etapa garhasthya

Esta segunda etapa comprendía las actividades propias de un padre  los deberes de ciudadano como el de sacerdote o maestro, gobernante y comerciante, según el sexo y la casta.

 

FORMAS DE VIDA E IDEALES VÉDICOS

 

3 – Etapa vanaprastha  

Esta tercera etapa era una forma de vida a las que pertenecían las personas que, habiendo dejado las ciudades y poblados, habitaban los bosques (aranyaka). Se dedicaban en su retiro a la práctica de las meditaciones según los significados simbólicos de la energía vital (prāna). En ocasiones se retiraban a meditar esposo y esposa juntos. Se estableció la edad de cincuenta años, cuando las responsabilidades familiares se terminaban.

 

FORMAS DE VIDA E IDEALES VÉDICOS

 

4 – Etapa de sannyasa

La última etapa tenía un carácter opcional ya que se reservaba a la renuncia (sannyasa). Era la forma de vida de quien había renunciado a las costumbres convencionales de la sociedad. Sólo se debía acceder a este especial grupo de renunciantes por el desapego que sobreviene junto con la sabiduría. El resto de la sociedad respetaba y admiraba a los que vivían con la sencillez propia de su renuncia.  “El día que una persona sienta el espíritu del desapego, en el acto debería renunciar al mundo”, se dice en los Vedas.

 

FORMAS DE VIDA E IDEALES VÉDICOS

 

El maestro Sankaracarya, escribió un poema ensalzando la actitud del que es capaz de renunciar al mundo para dedicarse únicamente a la contemplación de la Realidad absoluta (Brahman). Son cinco estrofas que evocan la vida sencilla del monje mendicante que vestía un hábito (kaupīla) al que aluden los versos.

I – Vagando siempre por el bosque del Vedanta

Está contento con su ración de mendicante,

Y avanza sin pausa, libre el corazón del dolor.

Bendito es, sin duda, el que viste este hábito.

 

II – Está sentado junto a un árbol que le protege

Y con sus manos come su escasa ración.

Envuelto va en nuevas o viejas ropas.

Bendito es, sin duda, el que viste el hábito.

 

FORMAS DE VIDA E IDEALES VÉDICOS

 

III – Está satisfecho con su plenitud interna.

Tiene control de los deseos sensoriales,

Y se alegra día y noche en el gozo de lo Absoluto.

Bendito es, sin duda, el que viste el hábito.

 

IV – Aunque es testigo de los cambios de mente y cuerpo,

Nada mira sino el Ser en su interior.

Vive despreocupado de lo externo, lo interno y lo medio.

Bendito es, sin duda, el que viste el hábito.

 

V – Canta a Brahman, palabra de liberación

Sólo medita en “yo soy lo Absoluto”,

Mientras mendiga y camina en libertad.

Bendito es, sin duda, el que viste el hábito.

 

Fuente: “Sankara visión advaita de la realidad” Consuelo Martín

Imagen: Sudhir Bangar

Núria Batlle

Ona Daurada

 

Artículos relacionados:

https://onadauradaentrena.com/el-karma-y-el-dharma/

https://onadauradaentrena.com/funciones-de-la-mente-segun-el-vedanta-advaita/

https://onadauradaentrena.com/segun-la-psicologia-sankhya-podemos-distinguir-tres-tipos-de-inteligencia-individualizada/

https://onadauradaentrena.com/los-cinco-conceptos-esenciales-en-tu-proceso-vital-segun-la-vision-vedica/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.