El Karma y el Dharma

El Karma y el Dharma

 

Contrariamente a como muchas personas creen en occidente, el dharma no es algo opuesto al karma, aunque sí son conceptos íntimamente relacionados.

Karman quiere decir en Sánscrito acción y es la reacción consecuente de nuestras acciones previas, aunque no siempre al actuar generamos karma.

El dharma es uno de los pilares de la cultura Védica, y su traducción en occidente no es fácil. El reconocido diccionario de sánscrito de Monier-Williams da múltiples definiciones para dharma, entre ellas: aquello que esta establecido, firme, decreto, estatuto, ley, práctica, costumbre, deber, derecho, justicia, virtud, moralidad, ética, religión, mérito, actos bondadosos, naturaleza, carácter, cualidad, propiedad, etc. Estas definiciones sólo nos dan una idea general de las muchas acepciones y profundidad del concepto del dharma.

 

El Karma y el Dharma

 

¿Cómo opera el karma? ¿Cuándo creamos karma?

El karma entreteje todos los acontecimientos que al ser experimentados en un momento dado son vividos bajo dos condiciones básicas: apetencia de fruto por el resultado de la acción, e impulso de pertenencia, propiedad o egoencia asociada a la acción.

Es decir, es la intencionalidad quien relaciona causa y consecuencia.

Nuestro libre albedrío no estriba en la elección voluntaria a la que se supone el sujeto tiene opción, sino a la capacidad de identificarse o no con la acción que realiza.

Mientras actúa la mente en su aspecto conciencia individual, el sujeto opera identificándose a sus variadas modificaciones mentales y, como resultado, desencadena el karma.

Es importante, inicialmente, permitir nacer y dejar morir los actos espontáneos que la vida nos trae; y en segunda instancia, evitar manipular los actos del presente, haciendo de ellos la voluntad personal.

Para el Vedanta, la única acción valida por si misma y que no genera karma es aquella que se realiza sin apetencia de fruto y sin sentido de pertenencia.

 

El Karma y el Dharma

 

¿Qué es el dharma?

Dharma es una palabra del Sánscrito que deriva de la raíz  √dhṛ, (dharati) que quiere decir: sustentar, sostener, poseer, tener, detener.

En las culturas Indias se sostiene que:

Vedo akhilo dharmamūm

Manusmṛti, 2.6

“El Veda entero es la raíz del dharma”

En las tradiciones que, por así decirlo, viven el dharma, tiene sobre todo el sentido de: verdad, realidad, ley, doctrina, enseñanza, religión, sendero, destino y en, general, la forma correcta de subsistir y actuar.

Para el Vedanta, corriente metafísica del pensamiento hindú, el dharma no tiene nada que ver con las acciones virtuosas. Los caracteres “bueno” y “malo” con que se moraliza la acción no son parte del dharma.

El dharma  en la tradición oriental, es un  instrumento de autoconocimiento. Es el entorno correcto de realización de la acción, esto es, un entorno en el que al actuar se fluye ante la acción sin la aparición del sentido egoico, sin que aparezca la fuerza compensadora del karma.

 

El Karma y el Dharma

 

Fuentes del dharma

Las fuentes donde conocer qué es el dharma y cómo cumplirlo son:

Śruti o Escrituras reveladas.

Smṛti, tratados de tradición oral.

Los Vedas junto con purāṇa-nyāya-mīmāṃsā-dharmaśāstra y los seis  vedāṅgas son las catorce fuentes de conocimiento y del dharma.

Ācāra, en las conductas y costumbres adecuadas.

Śiṣṭa ekavākyate, recibir las enseñanzas de aquellas personas instruidas cuyos corazones están libre de todo deseo personal, con opinión propia y firme.

Ātmatuṣṭi, Lo que complace y satisface al alma y el deseo favorable para el avance espiritual.

śrutismṛtisadācāraḥ svasya ca priyam ātmanaḥ |

samyak saṅkalpajaḥ kāmo dharmamūlamidaṁ smṛtaṁ || 7 ||

Yajñavālkyasmṛti, 7.

“Las Escrituras reveladas, los tratados smṛti de tradición oral, la conducta adecuada, lo que complace al alma y el deseo favorable para el avance espiritual que surge de uno mismo; todo ello se considera enraizado en el dharma.

 

El Karma y el Dharma

 

Los cuatro pilares de dharma

Se dice que dharma tiene cuatro patas (o pilares) y se representa como un toro o bóvido, vṛṣa.

Las cuatro patas o pilares son:

Tapas: austeridad, orden.

Śauca: limpieza, pureza.

Dayā: misericordia, generosidad.

Satya: veracidad.

En las culturas orientales, el tiempo es cíclico, circular. Y se divide en cuatro yugas (eras) que se van sucediendo indefinidamente y son:

Primera Edad o Satya Yuga (1.728.000 años humanos).

El toro del dharma comienza con cuatro patas: Tapas o austeridad, Śauca: limpieza, Dayā: misericordia y Satya  veracidad. Es la edad dorada de la verdad, la era del orden y el dharma impregna todo de forma natural.

Segunda Edad: Tretā Yuga (1.286.000 años humanos).
Al comienzo de esta etapa el toro del dharma pierde la pata de austeridad (Tapas). Tres sigue siendo un buen número, pero una mesa de tres patas tiene menos estabilidad que una de cuatro. La calidad del dharma poco a poco decae.

Tercera Edad: Dvāpara Yuga (864.000 años humanos)

Es la era de la división y la trascendencia, al comienzo de esta era el toro del dharma  pierde la pata de la limpieza o pureza (Śauca), ya sólo tiene dos patas.

Los valores se han perdido y la gente vive cegada por la avaricia y el apego a lo terrenal.

Cuarta Edad: Kali Yuga (432.000 años humanos).

Es la era de la degeneración y el gozo, la edad oscura. Al comienzo de esta era el toro pierde la pata de la misericordia y la  generosidad (Dayā). En el  Kali Yuga, sólo queda una pata, la veracidad (Satya), e incluso la verdad se erosiona constantemente a medida que avanza el tiempo. Es el tiempo sin ley.

Según las tradiciones de la India, Kali Yuga es la era de la degeneración total: el mundo de hoy. Comenzó ya hace unos tres mil años, y aún nos quedan unos cuantos cientos de miles de años más.

Las cuatro Yugas, hacen un total de 4.320.000.000 años (el equivalente a diez Kali Yugas).

Las cuatro Yugas completas forman una Maha Yuga (o Gran Yuga).

Y mil Maha Yugas equivalen a un día de Brahma: una Kalpa.

 

El Karma y el Dharma

 

Palabras derivadas de dharma

Adharma: Es la carencia de dharma.

Paradharma: El dharma de otro

Sanātanadharma: Literalmente el dharma eterno, perpetuo, primordial. Nombre que en la India se da a la religión hinduista.

Svadharma: Es el dharma propio, el deber existencial. La principal tarea personal a la que debe abocarse cualquier ser humano.

El Svadharma es exclusivo de una persona porque todos tienen diferentes capacidades y rectitud. Cada persona tiene deberes y responsabilidades únicos.

El dharma supremo es la ausencia de crueldad.

(Mahābhārata)

 

Imagen: Anand Panchal

Mamen Lucas

Ona Daurada

 

Artículos relacionados:

https://onadauradaentrena.com/el-yo-el-ego-el-sujeto-y-el-alma/

https://onadauradaentrena.com/prema-el-amor-supremo/

https://onadauradaentrena.com/de-que-manera-la-conciencia-suprema-no-dual-aparece-como-conciencia-individual/

https://onadauradaentrena.com/que-es-dios/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *