Según la Psicología Sankhya podemos distinguir tres tipos de inteligencia individualizada

Según la Psicología Sankhya podemos distinguir tres tipos de inteligencia individualizada

 

Según la filosofía védica, la Naturaleza es el estado en el que los tres Guṇas o modalidades materiales, existen en equilibrio: Sattva, Rajas y Tamas.

 Sattva

Pureza, luz, armonía, equilibrio.
Rajas

Pasión, intranquilidad, movimiento.

Tamas
Inercia, oscuridad. 

De acuerdo con este concepto y según los términos de la psicología Sankhya, una de las seis escuelas clásicas de la filosofía Hindú, podemos distinguir tres tipos de inteligencia individualizada:

La tamásica, la que es gobernada por el principio de la oscuridad y la inercia, la primogénita de la Inconciencia.

La rajásica, la que es gobernada por una fuerza de la pasión, la intranquilidad y la actividad, cinética.

Y la sáttvica, la que se echa en el molde del prin­cipio sáttvavico de la pureza, la luz, la armonía y el equilibrio.

 

Según la Psicología Sankhya podemos distinguir tres tipos de inteligencia individualizada

 

La inteligencia tamásica

La inteligencia tamásica tiene su sede en la mente física: es inerte para con las ideas, excepto para con aquéllas que recibe inertemente, ciega­mente, pasivamente desde una reconocida fuente o autoridad, os­cura en su recepción, con reluctancia a agrandarse, recalcitrante al nuevo estímulo, conservadora e inmóvil.

Se apega a su recibida es­tructura del conocimiento y su poder único es reiterativa practicidad, pero es un poder limitado por lo acostumbrado, lo obvio, lo establecido y familiar y ya seguro. Descarta todo lo que es nuevo y pueda per­turbarla.

 

Según la Psicología Sankhya podemos distinguir tres tipos de inteligencia individualizada

 

La inteligencia rajásica

La inteligencia rajásica tiene su sede principal en la mente vital y es de dos clases: una clase está a la defensiva ante la violencia y la pasión, afirmativa de su individualidad mental y de cuanto está de acuerdo con ella, preferida por su volución, adaptada en su obser­vación, pero agresiva para con todo cuanto es contrario a su ego-estructura mental o inaceptable para su intelectualidad personal.

La otra clase es entusiasta en cuanto a las cosas nuevas, apasionada, in­sistente, impetuosa, a menudo móvil más allá de la medida, incons­tante y siempre inquieta, gobernada en su idea no por la verdad y la luz sino por el entusiasmo de la batalla intelectual, el movimiento y la aventura.

 

Según la Psicología Sankhya podemos distinguir tres tipos de inteligencia individualizada

 

La inteligencia sáttvica

La inteligencia sáttvica está ávida de conocimiento, tan abierto a él como puede estarlo, cuidadosa en su consideración, verificación y equilibrio, en el ajuste y adaptación de su criterio de cuanto se confirme como verdad, recibiendo todo cuanto pueda asi­milar, experta en la elaboración de la verdad dentro de una armo­niosa estructura intelectual: pero, debido a que su luz es limitada, como debe estarlo toda luz mental, es incapaz de ampliarse de modo tal que pueda recibir por igual toda la verdad y todo el conocimiento.

Tiene un ego mental, incluso uno iluminado, y está determinada por él en su observación, juicio, razonamiento, elección mental y prefe­rencia.

 

Según la Psicología Sankhya podemos distinguir tres tipos de inteligencia individualizada

 

Fuente de error

En la mayoría de las personas hay predominancia de una de estas cualidades pero también una mezcla; la misma mente puede ser abierta, plástica y armónica en una dirección; cinética y vital, apresurada y prejuiciosa y desequilibrada en otro; e incluso en otra, oscura e irreceptiva. Esta limitación por parte de la personalidad, esta defensa de la personalidad y rechazo a recibir lo que resulta inasimi­lable, es necesario para el ser individual en su evolución.

Esta limitación de la conciencia-mental debe ser la regla de nuestra naturaleza en la medida en que el individuo no ha alcanzado universalidad, y aun no se prepara para la trascendencia-mental. Pero es evidente que esta condición es inevitablemente fuente de error y en cualquier momento puede ser la causa de una falsifi­cación del conocimiento, una predisposición a dar por aceptado, el conocimiento erróneo como si fuese verdadero.

Fuente: “La vida Divina” Śrī Aurobindo

imagen: Laxmi Mysore

Mamen Lucas

Ona Daurada

Artículos  relacionados:

https://onadauradaentrena.com/el-yo-superior-y-la-tarea-vital-de-cada-uno/

https://onadauradaentrena.com/el-alma-la-luz-secreta-dentro-de-nosotros/

https://onadauradaentrena.com/los-cinco-conceptos-esenciales-en-tu-proceso-vital-segun-la-vision-vedica/

https://onadauradaentrena.com/como-puedes-conocer-tu-yo-real/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *