Meditación para caso de estrés

Meditación para casos de estrés from Ona Daurada on Vimeo.

Tomate unos momentos para estar contigo mismo y tranquilizar el corazón.

Un modo clásico de hacerlo es recordar con la mayor claridad posible alguna situación en la que tuviste  abierto el corazón: experimentar la belleza de un paisaje, o la ternura de un amigo, o la alegría de un niño, es decir, algún momento en el que sentiste alegría, fuerza, amor verdadero…

Trata de revivir interiormente la escena y deja que te invadan las sensaciones de aquellos momentos.

Entonces imagina que respiras por el corazón, que el aire entra y sale por el pecho, y esperamos que el corazón se calme poco a poco  y nos lleve tranquilamente a un estado de coherencia y de paz…

Es muy  probable que, desde esa paz,  veas la delicada situación que estás viviendo desde una perspectiva nueva, que sin duda tenderá a calmar el estrés anterior.

Lo que ocurre en realidad es que el Corazón nos lleva a desalojar de la conciencia los viejos mecanismos del ego, a no dejarnos invadir por el sistema mental-emocional programado, y a adquirir el dominio necesario para dejar que florezcan las más hermosas flores de nuestra alma.

Annie Marquier

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *