Un puro centro de conciencia – Meditación

Un puro centro de conciencia – Meditación from Ona Daurada on Vimeo.

“Tengo” un cuerpo, pero “no” soy mi cuerpo.

Puedo ver y sentir mi cuerpo, pero el verdadero Observador no es eso que puede ser visto o sentido. Mi cuerpo puede estar cansando o excitado, enfermo o sano, sentirse ligero o pesado, ansioso o tranquilo, pero eso no tiene nada que ver con mi ser interno, con el Testigo. “Tengo” un cuerpo, pero “no” soy mi cuerpo.

“Tengo” deseos, pero “no” soy mis deseos.

Puedo conocer mis deseos, pero el verdadero Conocedor no es eso que puede ser conocido. Los deseos van y vienen, flotan en mi conciencia, pero no afectan a mí ser interno, el Testigo. “Tengo” deseos, pero no soy mis deseos.

“Tengo” emociones, pero “no” soy mis emociones.

Puedo sentir y experimentar mis emociones, pero el verdadero Experimentador no es eso que puede percibirse y experimentarse. Las emociones pasan a través de mí, pero no afectan a mí ser interno, el Testigo. “Tengo” emociones, pero “no” soy mis emociones.

“Tengo” pensamientos, pero “no” soy mis pensamientos.

Puedo ver y conocer mis pensamientos, pero el verdadero  Conocedor no es eso que puede ser conocido. Los pensamientos vienen a mí y luego me abandonan, pero no afectan a mí ser interno, el Testigo. “Tengo pensamientos, pero “no” soy mis pensamientos.

Por lo tanto, afirma tan concretamente como puedas: Soy lo que queda, un puro centro de conciencia, un Testigo inmóvil que no se ve afectado por todos esos pensamientos, emociones, sentimientos y sensaciones.

Texto: Ken Wilber

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *