La magia del lenguaje

LA MAGIA DEL LENGUAJE

 

El lenguaje constituye uno de los elementos fundamentales a partir de los cuales construimos nuestros modelos mentales del mundo, y puede ejercer una tremenda influencia sobre el modo en que percibimos la realidad y respondemos ante ella.

El lenguaje verbal constituye una característica exclusiva de la especie humana, siendo considerado como uno de los principales factores que nos distinguen de las demás criaturas.

Unas pocas palabras cambian para mejor el curso de la vida de alguien, convierten alguna creencia limitadora en una perspectiva más rica, que permite más opciones. Las palabras adecuadas en el momento oportuno tienen poder para generar efectos poderosos y positivos.

El poder de la palabr, la magia del lemguajea

El poder de la palabra 

La PNL (Programación neurolingüística) se ocupa de la influencia que el lenguaje tiene sobre nuestra programación mental y demás funciones de nuestro sistema nervioso. La PNL trata asimismo del modo en que nuestra programación mental y nuestro sistema nervioso se reflejan tanto en nuestro lenguaje como en los patrones lingüísticos que empleamos.

Las palabras pueden confundirnos y limitarnos. Las palabras inadecuadas en el momento inoportuno pueden resultar dañinas y destructivas.

Según R. Bandler y J. Grinder, cofundadores de la PNL, el lenguaje nos sirve como medio tanto para crear o representar modelos de nuestra experiencia, como para comunicarnos acerca de los mismos.

La afirmación aristotélica de que las palabras simbolizan nuestra “experiencia mental”, nos recuerda el concepto de PNL consistente en que las palabras, tanto habladas como escritas, son estructuras superficiales”, transformaciones a la vez de otras “estructuras profundas”.

Como resultado de todo ello, las palabras tienen poder, tanto para reflejar como para moldear las expresiones mentales. Ello las convierte en herramientas poderosas para el pensamiento, así como para otros procesos mentales, tanto conscientes como inconscientes.

Accediendo a esas estructuras profundas subyacentes a las palabras específicas utilizadas por cualquier persona, podemos identificar e influir, al nivel más profundo, las operaciones mentales que los patrones de lenguaje de esa persona reflejan.

Desde esta perspectiva, el lenguaje no es tan sólo un conjunto de signos arbitrarios por medio de los cuales nos comunicamos acerca de nuestra experiencia mental, sino que constituye también una parte crucial de esta misma experiencia mental.

Las palabras apelan a las emociones, la magia del lenguaje

En nuestro sistema de representación interna, el lenguaje puede ser paralelo e incluso substituir a las experiencias y las actividades. Una importante implicación consiste en que “hablar de algo” puede hacer mucho más que reflejar simplemente nuestras percepciones: puede en realidad crear o modificar esas percepciones. Ello implica un papel especial y particularmente profundo para el lenguaje en el proceso de cambio y sanación.

Sigmund Freud opinaba que las palabras son el instrumento básico de la conciencia humana y que, como tal, tienen poderes muy especiales. Como él mismo expuso:

Palabras y magia fueron al principio una misma cosa, e incluso hoy las palabras siguen reteniendo gran parte de su poder mágico. Con ellas podemos darnos unos a otros la mayor felicidad o la más grande de las desesperaciones, con ellas imparte el maestro sus enseñanzas a sus discípulos, con ellas arrastra el orador a quienes le escuchan, determinando sus juicios y sus decisiones.

Las palabras apelan a las emociones,

y constituyen, de forma universal,

el medio a través del cual influimos sobre nuestros congéneres.

Fuente: Robert Dilts

Imagen: Franck Ayroles

Núria Batlle

Ona Daurada

Artículos relacionados:

https://onadauradaentrena.com/los-niveles-de-experiencia/

https://onadauradaentrena.com/inteligencia-social/

https://onadauradaentrena.com/hablar-modifica-mundo/

https://onadauradaentrena.com/elimina-los-deberia/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *