Guardando lo aprendido: Memoria

GUARDANDO LO APRENDIDO: MEMORIA

 

Memoria es el proceso por el que retenemos lo aprendido a lo largo del tiempo. En el ser humano la memoria, además de ser base de la supervivencia, como en todo ser vivo, es el vehículo por el que se transmiten los conocimientos y se crea cultura.

Memoria es, también, evocar lo aprendido cada vez que queramos y hacer uso de ello, bien en el contexto de una conversación, en un acto de conducta o simplemente en un proceso mental consciente determinado.

Pero la memoria no es un evento cerebral único que está detrás de todo aquello que se aprende, sino que, del mismo modo que ocurre en el aprendizaje, hay varios sistemas o tipos de memoria.

 

GUARDANDO LO APRENDIDO: MEMORIA

 

Las memorias conscientes

Las memorias conscientes se refieren a hechos o sucesos ocurridos que podemos evocar y contar, son memorias declarativas (explícitas); por ejemplo, dónde y qué conversación mantuve ayer con un amigo. Este tipo de memoria es a la que de modo más general nos referimos como memoria humana.

Dentro de este tipo general de memorias explícitas se incluyen muchos otros, dependiendo, por ejemplo, del tiempo que seamos capaces de retener y evocar un suceso.

 

GUARDANDO LO APRENDIDO: MEMORIA

 

Una de ellas es la memoria a corto plazo, que nos hace capaces, por ejemplo, de retener un número de teléfono por un corto periodo de tiempo. Pero hay otras muchas memorias conscientes, desde la que nos permiten recordar un suceso toda la vida, la memoria a largo plazo, hasta aquella otra que pueden durar la ráfaga de un segundo  y decae o se pierde del mismo modo, la memoria icónica, y en medio, además tenemos la denominada memoria de trabajo, que es una manipulación temporal de la información que nos permite hilar los conceptos que evocamos en el pensamiento, y así poder razonar, pensar, etc.

 

GUARDANDO LO APRENDIDO: MEMORIA

 

Las memorias inconscientes

Por otro lado tenemos las memorias inconscientes, que son diferentes a las que acabamos de describir. Por ejemplo, somos capaces de aprender a montar en bicicleta, a escribir en un ordenador o de conducir un coche. Ese aprendizaje es guardado en la memoria en nuestro cerebro de una manera clara y solo se evoca cada vez que queremos montar de nuevo en bicicleta o golpeamos las teclas del ordenador, es decir, son memorias que no son expresadas de forma verbal consciente. La evocación de este tipo de memorias se realiza a través de un acto de conducta, un acto motor.

Son las memorias no-declarativas o implícitas con las que guardamos infinitas cosas cotidianas, desde hacer salsa de tomate o batir huevos en la cocina hasta la rapidez con la que ejercitamos la lectura de un libro.

 

GUARDANDO LO APRENDIDO: MEMORIA

 

Otros tipos de memoria

Hay además, muchos otros tipos de memorias. Por ejemplo, existe un tipo de aprendizaje y memoria que permite asociar sucesos de los que no somos conscientes, pero que nuestro cerebro aprende y memoriza y que facilitan nuestra relación con el mundo. Sirva el siguiente ejemplo. Observemos a un pero hambriento cuando se le presenta un plato de comida y veremos que el perro saliva. Ahora delante del mismo perro hambriento, en lugar de presentarle la comida hacemos sonar una campanilla. Veremos, como es de espera que el perro no saliva. Ahora hagamos un tercer experimento. Y en este cada vez que acerquemos la comida al perro hagamos sonar esa misma campanilla. Repitamos este mismo experimento muchas veces. Pasado algún tiempo hagamos un último experimento, en esta ocasión solo hacemos sonar la campanilla sin aproximar la comida, y esta vez el perro sí saliva. Está claro que el animal ha asociado la campanilla con la comida. El animal ha aprendido a memorizar la asociación de dos estímulos y su correspondiente respuesta a los mismos. De nuevo este en un tipo de memoria no-declarativa que en el ser humano ocurre del mismo modo y que no es expresable con palabras.

 

GUARDANDO LO APRENDIDO: MEMORIA

 

Un último tipo de aprendizaje y memoria que vale la pena destacar es  cuando un suceso viene ligado a un acontecimiento emocional y tiene tanta fuerza que es guardado en nuestro cerebro.

Todo lo que acabamos de señalar tiene especial relevancia, además para entender cómo sucesos ocurridos a una edad muy temprana, antes de los dos o tres años, puedan tener una especial significación en la conducta futura del individuo sin que de ello se guarde un recuerdo o memoria consciente. Y es que las áreas del cerebro registran todo acontecimiento consciente no se desarrollan de modo completo hasta casi los dos años de edad. Esto último justifica que nadie guarde recuerdos de lo sucedido antes de esa edad. Sin embargo nuestro cerebro si registra esos acontecimientos en forma de memoria inconsciente y, del mismo modo, puede expresarlo, por ejemplo, en forma de fobias.

 

GUARDANDO LO APRENDIDO: MEMORIA

 

Memoria significa cambios en la unión o conexión entre neuronas,

esta parte de contacto que se llama sinapsis.

Parece evidente que la grabación, retención,  recuperación y evocación de sucesos y hechos a edades tempranas conforma las bases y facilita después la adquisición de nuevas habilidades y nuevos conocimientos. De ahí la importancia de diseños experimentales que permitan conocer los mecanismos y las posibilidades de modificar y cambiar lo que se aprende y memoriza temprano y proveer con ello nuevas ideas relevantes para la educación. Diseños que deberían ser diferentes para el estudio de las distintas etapas del arco vital humano

Fuente: Francisco Mora

Imagen: Florence Dusseyer

Núria Batlle

Ona Daurada

 

Artículos reacionados:

https://onadauradaentrena.com/el-cerebro-social-y-las-neuronas-espejo/

https://onadauradaentrena.com/actitud-cerebral/

https://onadauradaentrena.com/toma-conciencia-de-tus-historias/

https://onadauradaentrena.com/segun-percibimos-asi-pensamos-diferentes-sistemas-de-percibir-el-mundo/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *