El universo está hecho de energía e información, es decir de “Conciencia”   

El universo está hecho de energía e información, es decir de “Conciencia”

 

Estamos acostumbrados a pensar en el Universo como algo material, como una especie de gas en el que flotan los planetas, las estrellas, cometas y meteoritos, cuando realmente el Universo está hecho de energía e información.

Sabemos que la materia es una forma de energía y Albert Einstein llegó a la siguiente conclusión:

“Podemos considerar la materia como constituida por las regiones del espacio en las cuales el campo es extremadamente intenso, no hay lugar para campo y materia, el campo cuántico es la única realidad”.

 

El universo está hecho de energía e información, es decir de “Conciencia”

 

La física cuántica nos ha mostrado que  las partículas subatómicas, que constituyen la materia, no pueden definirse como objetos microscópicos. Las partículas microscópicas asumen un comportamiento tan lejano a nuestro sentido común, que no pueden describirse claramente como objetos definidos sino como realidades probabilísticas. Por esta razón, la clave más concisa y clara para analizar y lograr una comprensión global de la naturaleza de esas realidades es estudiarlas como “información”.

 

El universo está hecho de energía e información, es decir de “Conciencia”

 

El filosofo de la ciencia y escritor  Ervin Laszlo, nos expone sobre este tema:

Sabemos que el vacío cuántico transporta luz, energía, presión y sonido, pero ¿podría también correlacionar sucesos separados e incluso distantes? 

En este caso el vacío no sería sólo un mar súper denso de energía sino también un mar de información.

Esta es la opinión que defienden numerosos científicos e investigadores.

El astronauta Edgar Mitchell, del proyecto Apolo, cuenta que estando en el espacio llegó a la conclusión de que la información es parte de todas las sustancias del universo, es una parte de una díada en la que la otra parte es la energía. La información está presente en todas partes y ha estado presente desde el origen del universo. El vacío cuántico, dice Mitchell, es el mecanismo de información holográfico que guarda la experiencia histórica de la materia.

Saber cómo puede el vacío cuántico grabar la información del mundo revelado, conservarla y transmitirla es la pregunta fundamental de la física contemporánea, la clave del nuevo paradigma de todas las ciencias.

 

El universo está hecho de energía e información, es decir de “Conciencia”

 

La información es la sustancia de la Conciencia

El escritor y pedagogo de la escuela filosófica Vedanta Advaita, Sesha, en su libro “Cuántica y Meditación”, nos conduce al conocimiento de que el Universo está constituido por nombres, formas e información; y que esta información es la sustancia de la Conciencia.

Esta Conciencia es la Conciencia Suprema, Brahman o El Absoluto.

La materia y la energía son, simplemente, información en acto o información en potencia, respectivamente; la energía es potencialidad de acción, la materia es energía en acto. Es decir, el universo, en la extensión de cualquiera de sus atributos, puede definirse como “conformación de información”.

Las cosas que percibimos no son el nombre ni la forma con las que las definimos mentalmente. El nombre que otorgamos a los objetos es una modalidad de información constituida por un vocablo; la forma no pasa de ser la información que delimita sus contornos. El universo es, entonces, un océano de información que adopta innumerables probabilidades de existencia formal y potencial según sea la interpretación mental que planteemos de la realidad.

 

El universo está hecho de energía e información, es decir de “Conciencia”

 

Para el Vedanta la conciencia es un flujo no-diferenciado de saber y saber que se sabe. Otra manera de introducirnos al término conciencia es verla como el acto simultaneo de saber y saber que se sabe.

El universo, en su extensión, es información material e ideal, es decir, sustancia material e ideal que, en un sin fin de gradaciones y categorías, se manifiesta en objetos de variados rangos de substancialidad. Toda sustancia esta compuesta de información, y toda información es tan solo substancialidad de la conciencia.

Así, entonces, el universo puede expresarse como un océano de informaciones no-diferenciadas, esto es, de información que posee en si misma todas las informaciones. 

Hablar de información implica hablar de conciencia, pues sus cualidades esenciales son similares. El termino “información” es mas cercano; el concepto “conciencia” suele ser mas abstracto y etéreo.

La información y la conciencia se acompañan,

 pues la sustancia de todo evento consciente es información.

 

Imagen: David F. Heatwole

Mamen Lucas

Ona Daurada

 

Artículos relacionados:

https://onadauradaentrena.com/el-conocimiento-de-la-realidad-la-filosofia-perenne/

https://onadauradaentrena.com/funciones-de-la-mente-segun-el-vedanta-advaita/

https://onadauradaentrena.com/el-alma-la-luz-secreta-dentro-de-nosotros/

https://onadauradaentrena.com/tenemos-una-doble-alma/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *