La frente nos habla de la edad mental del ser humano y de la evolución de su conciencia. 1ª Parte

La frente nos habla de la edad mental del ser humano y de la evolución de su conciencia. 1ª Parte

 

A través del estudio del modelado de la frente se puede conocer la edad mental de una persona, aunque resulta muy difícil determinar el nivel intelectual con exactitud valorando únicamente el modelado de la frente, pues hay que valorar todo el rostro, especialmente la nariz, la boca y la mirada.

En la cara hay tres zonas, la zona de la frente que nos habla del pensar; la zona de los ojos, cejas y nariz que esta relacionada con el sentir y la zona del mentón que nos informa sobre el hacer, sobre la experiencia en la forma.

Una cara resulta armónica si las tres partes tienen la misma medida, indicando, además, que la persona gasta la misma cantidad de energía en los tres campos: mental, emocional y físico.

La frente, como todo, se forma desde lo básico y va adquiriendo cada vez funciones más sutiles, las capas de la frente se corresponden con las funciones de comprender, integrar, elaborar, el razonamiento y la lógica.

 

Las regiones de la frente

 

Las regiones de la frente

La frente tiene dos zonas bien diferenciadas, separadas por una pequeña hendidura en la zona central que marca el límite entre el área del pensar concreto y el área del pensar abstracto.

La zona inferior corresponde a la mente concreta que permite que actuemos de forma inteligente aquí en la Tierra, nos ayuda a manejar la materia.

La mente concreta es masculina, sirve para el mundo de “fuera” y su diseño, en la raza indo-aria en el tiempo actual, debe ser plano. Si es abombado la persona aún funciona con la memoria. Los científicos técnicos, de ingeniería o aplicaciones tienen un área de memoria muy poderosa, pero no son frentes bien construidas, no son pensadores.

La parte alta de la frente, por encima de la línea de separación, se corresponde con la mente abstracta o mente superior y sólo se consigue en su total desarrollo, en el tramo final de nuestra estancia en la Tierra.

La mente abstracta nos habla de creatividad, ética, religiosidad y espiritualidad. La mente abstracta es femenina y debe tener una cierta curvatura.

Así pues, una frente bien hecha es redondeada por arriba y después plana.

Si la frente es toda plana es como una pared de frontón, todo rebota, no se queda con nada, no le interesa, hay un exceso de lo masculino.

Si es muy redonda, es como una esponja, entra todo, se lo cree todo, hay un exceso de lo femenino.

Como el desarrollo se produce de abajo a arriba, no puede haber mente abstracta mejor hecha que la concreta; aunque hay frentes mejor formadas por la parte alta, es decir, con mente abstracta más desarrollada que la mente concreta, son frentes de personas que sufren una infradotación, son casos clínicos.

Tipos de frentes

Tipos de frentes

Abierta y despejada.  La persona tiene un filtro correcto de las cosas. Se trata de personas que valoran más la práctica que la teoría. Fig. 1

Cerradas y obtusa. Suelen ser frentes peludas. La persona muestra una notable falta de sentido práctico y/o habilidad manual. Fig. 2

Cuadradas. Mentes de ciencias técnicas. La persona es metódica aunque rígida y cuadriculada. Fig. 3

Redondas. Mentes más femeninas, sensibles y creativas. Este tipo de frente corresponde a una persona imaginativa, mística, intuitiva, receptiva y a veces soñadora. Muy características en los músicos. Fig. 4

Altas. Personas idealistas. Si no es demasiado alta puede ser un pensador teórico importante, pero si es desproporcionadamente alta se trata de un soñador, una persona poco práctica con poco sentido de la realidad. Fig. 5

Bajas. Personas más realistas, monótonas y  con pocas ideas. Han aprendido pocas cosas pero saben que son ciertas y las aplican en todas las facetas de su vida. Fig. 6

Forma de trapecio abierto por arriba. Lo abstracto domina lo concreto. Se corresponde con una persona idealista. Fig. 7

Forma de trapecio abierto por abajo. Lo concreto domina sobre lo abstracto. Se corresponde con personas prácticas realistas, frecuentemente sin escrúpulos. Fig. 8

Tipos de frentes

En cuanto a la relación del tamaño de la frente con el rostro puede ser:

Frente corta.

Más ancha que alta. La persona es muy versada en asuntos concretos, del mundo de tierra, es una persona práctica y muy física. Tiene más facilidad para los asuntos del mundo. Si la frente está bien hecha será una persona muy válida para realizar lo que tiene que hacer en esta vida y puede ser bueno para aplicar las leyes del cielo en la tierra.

Frente larga.

Cuanto más alta es la frente más idealista es la persona. Más versada en el plano del alma, en el enfoque filosófico, teórico y romántico de la vida. Será una persona con los pies menos en el suelo, una persona pensadora.

Lo importante es que la frente esté bien construida.

Hay frentes con senos frontales prominentes que nos muestran creatividad, pensamiento abstracto y hay frentes con una sola prominencia en medio de la parte superior frontal que nos indica que se trata de una persona orgullosa.

 

Raíz del pelo

 

Raíz del pelo

Cuando en la frente el pelo acaba en punta, la persona es incisiva y muy mental.

Si la raíz es redondeada hacia dentro, la persona es más emocional, más creativa.

Y si es redondeada hacia abajo con sienes muy despejadas, son persona de mando, de acción, suelen ser grandes lideres o trabajadores ambiciosos.

Por ley, cuando la evolución se produce paso a paso armónicamente, la mente abstracta supera a la concreta, entonces, la lectura de la vida es más profunda.

Por ley, cuando la evolución se produce paso a paso armónicamente,

 la mente abstracta supera a la concreta, entonces,

la lectura de la vida es más profunda.

 

Fuente: Eva Monferrer

Mamen Lucas

Ona Daurada

Enlaces relacionados:

La boca nos habla de las emociones

 

Hay arrugas bellas

La mirada

El lenguaje de los ojos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *