La empatía es la aptitud básica de la conciencia social

LA EMPATÍA ES LA APTITUD BÁSICA DE LA CONCIENCIA SOCIAL

 

La aptitud básica de la conciencia social es la empatía: percibir lo que piensan y sienten los demás sin que nos lo digan con palabras. Enviamos continuamente señales sobre nuestros sentimientos mediante el tono de voz, la expresión facial, los gestos y muchos otros canales no verbales. La capacidad de descifrarlas varía enormemente de una persona a otra.

 

Empatía y compasión

 

Clases de empatía

Hay tres clases de empatía:

La primera es la empatía cognitiva: sé cómo ves las cosas, puedo adoptar tu perspectiva. Un jefe con un buen nivel de empatía cognitiva logra que sus trabajadores obtengan resultados mejores, porque consigue explicar las cosas de una forma que entienden, lo cual los motiva.

La segunda clase es la empatía emocional: te siento. Es la base de la compenetración y de la química. Los que desarrollan esta empatía emocional son buenos consejeros, profesores, responsables de atención al cliente y jefes de grupo, gracias a esa capacidad de detectar en el momento las reacciones de los demás.

Y la tercera es la preocupación empática: noto que necesitas ayuda y estoy dispuesto a dártela espontáneamente. Quienes se caracterizan por una preocupación empática son los que ayudan a los demás de buen grado cuando hace falta.

 

Clases de empatía

 

Empatía y compasión

La empatía es el componente principal de la compasión. Tenemos que darnos cuenta de qué le pasa a otra persona, qué siente, para que se despierte la compasión. Hay un espectro que empieza con el ensimismamiento absoluto, cuando no nos fijamos en los demás, sigue con la fase en que les prestamos atención y empezamos a establecer una sintonía, y continúa con el establecimiento de una empatía, la comprensión de sus necesidades, la preocupación empática y por fin la acción compasiva, cuando les prestamos ayuda.

La compasión se erige sobre la empatía que, a su vez, requiere prestar atención a los demás.

Si estamos absortos en nosotros,

no nos daremos cuenta de los demás

y seguiremos nuestro camino,

indiferentes a su sufrimiento.

Fuente: Daniel Goleman

Imagen: Mariana Kalacheva

Núria Batlle

Ona Daurada

 

Artículos relacionados: 

https://onadauradaentrena.com/juicios-emociones-accion/

https://onadauradaentrena.com/las-mascaras-emocionales/

https://onadauradaentrena.com/dialogo-ejercicio-inteligencia-colectiva/

https://onadauradaentrena.com/inteligencia-social/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *