La sonrisa – El efecto de la cara feliz

LA SONRISA - EL EFECTO DE LA CARA FELIZ

 

Paul Ekman, en los años ochenta, identificó dieciocho tipos diferentes de sonrisas basados en distintas combinaciones de los quince músculos faciales. Ente ellas cabe señalar, por nombrar sólo algunas, la sonrisa postiza que parece pegada a un rostro infeliz que parece el reflejo mismo de la resignación; la sonrisa cruel que exhibe la persona malvada que disfruta haciendo daño a los demás, y la sonrisa distante característica de Charles Chaplin que moviliza un músculo que la mayoría de la gente no puede mover voluntariamente y parece “reírse de la risa”.

También hay, obviamente sonrisas genuinas que transmiten la alegría y la diversión espontánea y que con toda probabilidad, las más evocadoras, por cuanto que son las que más fácilmente registran nuestras neuronas espejo destinadas a detectar sonrisas y desencadenar las nuestras. Como dice cierto proverbio tibetano:

La mitad de tu sonrisa es para ti

y la otra mitad para el mundo.

 

LA SONRISA - EL EFECTO DE LA CARA FELIZ Paul Ekman, en los años ochenta, identificó dieciocho tipos diferentes de sonrisas basados en distintas combinaciones de los quince músculos faciales. Ente ellas cabe señalar, por nombrar sólo algunas, la sonrisa postiza que parece pegada a un rostro infeliz que parece el reflejo mismo de la resignación; la sonrisa cruel que exhibe la persona malvada que disfruta haciendo daño a los demás, y la sonrisa distante característica de Charles Chaplin que moviliza un músculo que la mayoría de la gente no puede mover voluntariamente y parece “reírse de la risa”. También hay, obviamente sonrisas genuinas que transmiten la alegría y la diversión espontánea y que con toda probabilidad, las más evocadoras, por cuanto que son las que más fácilmente registran nuestras neuronas espejo destinadas a detectar sonrisas y desencadenar las nuestras. Como dice cierto proverbio tibetano: La mitad de tu sonrisa es para ti y la otra mitad para el mundo. El efecto de la cara feliz T3 La sonrisa es la más positiva de todas las expresiones emocionales, porque el cerebro humano parece preferir los rostros felices y los reconoce más fácil y rápidamente que los que expresan emocione negativas, algo que se conoce como “el efecto de la cara feliz”. Algunos neurocientíficos sugieren que el cerebro posee un sistema que nos predispone hacia los sentimientos positivos y nos lleva a asumirlos con más frecuencia que los negativos. Esto significaría que la Naturaleza tiende a fomentar las relaciones positivas y que no nos hallamos inicialmente predispuestos hacia la hostilidad. Los momentos positivos y alegres desencadenan de inmediato la resonancia, incluso entre completos desconocidos. FOTO En una investigación psicológica, destinada a demostrar lo evidente, se propuso a parejas de desconocidos una serie de juegos absurdos como por ejemplo, dirigir, hablando a través de una pajita, el movimiento de otra persona que, con los ojos vendados, trata de alcanzar y coger una pelota, un ejercicio que aboca a una impotencia que no tarda en provocarles las más sonoras risotadas. Cuando el mismo juego se llevó a cabo sin emplear la pajita y sin vendar los ojos, los sujetos no llegaban, sin embargo, a estallar en carcajadas, aunque sí experimentaban una fuerte sensación de proximidad, por más que sólo hubieran estado practicando unos pocos minutos. Ciertamente, la risa puede ser la distancia más corta entre dos cerebros, provocando un contagio irrefrenable que establece un vínculo social inmediato. "La risa  es un buen comienzo para la amistad.  Y está lejos de ser un mal final." Oscar Wilde Fuente: Daniel Goleman Imagen: Kimberly Walla  Enlaces relacionados: https://onadauradaentrena.com/definir-la-felicidad-puede-ser-dificil/ https://onadauradaentrena.com/el-placer-no-nos-enriquece/ https://onadauradaentrena.com/las-emociones-como-las-hacemos-evolucionar/ https://onadauradaentrena.com/felicidad-sostenible/

 

El efecto de la cara feliz

La sonrisa es la más positiva de todas las expresiones emocionales, porque el cerebro humano parece preferir los rostros felices y los reconoce más fácil y rápidamente que los que expresan emocione negativas, algo que se conoce como “el efecto de la cara feliz”.

Algunos neurocientíficos sugieren que el cerebro posee un sistema que nos predispone hacia los sentimientos positivos y nos lleva a asumirlos con más frecuencia que los negativos.

Esto significaría que la Naturaleza tiende a fomentar las relaciones positivas y que no nos hallamos inicialmente predispuestos hacia la hostilidad.

Los momentos positivos y alegres desencadenan de inmediato la resonancia, incluso entre completos desconocidos.

 

LA SONRISA - EL EFECTO DE LA CARA FELIZ Paul Ekman, en los años ochenta, identificó dieciocho tipos diferentes de sonrisas basados en distintas combinaciones de los quince músculos faciales. Ente ellas cabe señalar, por nombrar sólo algunas, la sonrisa postiza que parece pegada a un rostro infeliz que parece el reflejo mismo de la resignación; la sonrisa cruel que exhibe la persona malvada que disfruta haciendo daño a los demás, y la sonrisa distante característica de Charles Chaplin que moviliza un músculo que la mayoría de la gente no puede mover voluntariamente y parece “reírse de la risa”. También hay, obviamente sonrisas genuinas que transmiten la alegría y la diversión espontánea y que con toda probabilidad, las más evocadoras, por cuanto que son las que más fácilmente registran nuestras neuronas espejo destinadas a detectar sonrisas y desencadenar las nuestras. Como dice cierto proverbio tibetano: La mitad de tu sonrisa es para ti y la otra mitad para el mundo. El efecto de la cara feliz T3 La sonrisa es la más positiva de todas las expresiones emocionales, porque el cerebro humano parece preferir los rostros felices y los reconoce más fácil y rápidamente que los que expresan emocione negativas, algo que se conoce como “el efecto de la cara feliz”. Algunos neurocientíficos sugieren que el cerebro posee un sistema que nos predispone hacia los sentimientos positivos y nos lleva a asumirlos con más frecuencia que los negativos. Esto significaría que la Naturaleza tiende a fomentar las relaciones positivas y que no nos hallamos inicialmente predispuestos hacia la hostilidad. Los momentos positivos y alegres desencadenan de inmediato la resonancia, incluso entre completos desconocidos. FOTO En una investigación psicológica, destinada a demostrar lo evidente, se propuso a parejas de desconocidos una serie de juegos absurdos como por ejemplo, dirigir, hablando a través de una pajita, el movimiento de otra persona que, con los ojos vendados, trata de alcanzar y coger una pelota, un ejercicio que aboca a una impotencia que no tarda en provocarles las más sonoras risotadas. Cuando el mismo juego se llevó a cabo sin emplear la pajita y sin vendar los ojos, los sujetos no llegaban, sin embargo, a estallar en carcajadas, aunque sí experimentaban una fuerte sensación de proximidad, por más que sólo hubieran estado practicando unos pocos minutos. Ciertamente, la risa puede ser la distancia más corta entre dos cerebros, provocando un contagio irrefrenable que establece un vínculo social inmediato. "La risa  es un buen comienzo para la amistad.  Y está lejos de ser un mal final." Oscar Wilde Fuente: Daniel Goleman Imagen: Kimberly Walla  Enlaces relacionados: https://onadauradaentrena.com/definir-la-felicidad-puede-ser-dificil/ https://onadauradaentrena.com/el-placer-no-nos-enriquece/ https://onadauradaentrena.com/las-emociones-como-las-hacemos-evolucionar/ https://onadauradaentrena.com/felicidad-sostenible/

 

En una investigación psicológica, destinada a demostrar lo evidente, se propuso a parejas de desconocidos una serie de juegos absurdos como por ejemplo, dirigir, hablando a través de una pajita, el movimiento de otra persona que, con los ojos vendados, trata de alcanzar y coger una pelota, un ejercicio que aboca a una impotencia que no tarda en provocarles las más sonoras risotadas.

Cuando el mismo juego se llevó a cabo sin emplear la pajita y sin vendar los ojos, los sujetos no llegaban, sin embargo, a estallar en carcajadas, aunque sí experimentaban una fuerte sensación de proximidad, por más que sólo hubieran estado practicando unos pocos minutos.

Ciertamente, la risa puede ser la distancia más corta entre dos cerebros, provocando un contagio irrefrenable que establece un vínculo social inmediato.

“La risa  es un buen comienzo para la amistad.

 Y está lejos de ser un mal final.”

Oscar Wilde

Fuente: Daniel Goleman

Imagen: Kimberly Walla

 

Enlaces relacionados:

https://onadauradaentrena.com/definir-la-felicidad-puede-ser-dificil/

https://onadauradaentrena.com/el-placer-no-nos-enriquece/

https://onadauradaentrena.com/las-emociones-como-las-hacemos-evolucionar/

https://onadauradaentrena.com/felicidad-sostenible/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *