Paradigma de Responsabilidad-Atracción-Creación

El término “responsabilidad”, utilizado en el conjunto responsabilidad-atracción-creación, no está empleado en el sentido habitual de la palabra. La palabra responsabilidad empleada sola es una palabra vieja cargada de un sentido muy pesado. La definición habitual tiene una connotación de culpabilidad mientras que aquí es todo lo contrario. Daremos al término responsabilidad la significación de: “Capacidad de elegir libremente nuestra respuesta”.

El poder de elegir nuestra acción

Éste es un primer estado de ánimo, el más simple, el que permite limitar los estragos de la victimitis y al que resumiremos con la frase siguiente:

No es lo que sucede lo que determina nuestra vida,

sino más bien lo que elegimos hacer con lo que sucede.

Si llegaos a instalar este estado de ánimo con bastante solidez en nuestra conciencia mental, tendremos una buena base para limitar el impacto de las reacciones emocionales propias de la victimitis. De hecho, a partir de esto, cuando un acontecimiento desfavorable se presente en nuestra vida, en lugar de pasar el tiempo y perder nuestras energías quejándonos y censurando a los demás, podemos elegir mirar la situación de frente y obrar de manera que cambien las cosas. Es aprender a dejarse llevar por el flujo de la vida en lugar de resistir a ella. Esto es todo un arte.

Las situaciones de la vida son con frecuencia de confrontación, y nos harán falta contextos de pensamiento específico y poderoso para poder hacer frente a estas situaciones de forma positiva y benéfica. Para facilitar esto, será necesario dar un segundo paso para pasar a la etapa siguiente.

El poder de elegir nuestra respuesta

Podemos elegir nuestra reacción interna (mental o emocional) frente a diferentes situaciones que se presentan en nuestra vida. En una situación determinada, elegiremos considerar que no estamos sometidos a esta situación, sino por el contrario que tenemos la posibilidad de elegir nuestra reacción, de elegir nuestra respuesta, en particular nuestra respuesta emocional.

Cuando estamos afectados de victimitis, pensamos que nuestros estados emocionales son debidos a los comportamientos de los demás o a las circunstancias. Lo que proponemos aquí e cambiar nuestra forma de percibir las situaciones o acontecimientos. Elegimos tomar la responsabilidad completa de lo que pasa en nuestro cuerpo emocional. Si nos sentimos perturbados por la emotividad, es que dejamos nuestro caballo agitarse a causa de las circunstancias exteriores (personas o acontecimientos). Entonces, sólo depende de nosotros el que aprendamos a conducirlo de forma más firme (no se trata de reprimir, evidentemente, sino de dominar).

Siempre habrá alguien o algo que intentará provocar nuestro caballo. Entonces o bien lo dejamos hacer lo que quiera sin dirigirlo, y perdemos el control de nuestra vida, o bien aprendemos a dirigirlo con elegancia y armonía, cualesquiera que sean los obstáculos en el camino.

En este instante aprendemos a desarrollar la conciencia de nuestra realidad interior y a modificar nuestros sistemas de pensamientos a fin de estar en condiciones de hacer frente a cualquier situación desde la calma, la paz y la apertura.

El hecho de saber que esas reacciones nos pertenecen nos permite empezar a hacer un trabajo consciente sobre nuestros mecanismos interiores y obtener paso a paso, una mayor maestría de nuestra vida.

El principio de responsabilidad-atracción-creación

Deberemos librarnos a un atento examen de conciencia para llegar a constatar que este contexto de pensamientos es el que permite armonizar nuestra vida al máximo, y el que genera consecuencias muy positivas en nuestra manera de experimentar la vida. Cuanto más paz, poder, armonía y bien en la vida genere un contexto, más se acerca a la realidad, es muy probable que este enfoque sea el que nos dé una visión del mundo más real y más completa.

Este contexto tiene no sólo el poder de liberarnos de la victimitis, sino que además nos permite hacer frente a las situaciones realmente difíciles de la vida. Incluso permite, en ciertos casos, obtener un provecho incalculable de estas situaciones.

El punto de vista “responsabilidad-atracción-creación”  consiste en considerar que, no solamente tenemos el poder de elegir nuestras respuestas a lo que se nos presenta en la vida, sino que.

Somos la fuente de todo lo que nos sucede

Y de todo lo que se os presenta en nuestra vida.

O más todavía,

Nada puede presentársenos en nuestro universo

Sin que hayamos dado nuestro permiso

Fuente: Annie Marquier

Imagen: Vladimir Volegog

Núria Batlle

Ona Daurada

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.